Portar el daurat, La Escocesa, 2019.
Proyecto expositivo junto a Roc Domingo, en el que colaboran Alex Solé, Marc Rosell, Daniel Riba y Claudia del Barrio. Con el soporte de Sala d’Art Jove y La Escocesa.
Fotografias de Eduardo Covelo.
Se dice, que cuando las primeras expediciones llegaron a las tierras del nuevo mundo, descubrieron campos frondosos de unas mazorcas que parecían esmeraldas llenas de semillas de oro, o al menos esa es la imagen que se describe en los informes que los colonos entregaban a la corona española. Estas plantas fueron los primeros productos a exportarse de América en forma de botín de la conquista, llegando a transformarse incluso en la excusa para que el imperio continuase financiando las expediciones cuando el oro era tan sólo una promesa. El oro y el imaginario dorado de riqueza, como un elemento vinculante en la conquista, es un mito construido a través de los relatos de caballería, la herencia de la bibliografía teológica y las aspiraciones y fantasías de la edad media. Una imagen dorada que requiere creencia y fe, y despierta ciertos anhelos de aventura y poder.

El arte, de una manera similar, se mantiene con todos nuestros esfuerzos procurando la circulación y reproducción de un mito concreto. Un aura dorada que es, más que nada, la envoltura de un contexto precario y frágil. Más parecido al dorado de la manta térmica que el oro, o el dorado del anillo que compramos en Medellín, que realmente es un trozo de pirita. Llevar el dorado, surge de nuestra vuelta de una residencia artística en Casa Tres Patios, Medellin, que hicimos realizar otoño pasada, con el apoyo de Sala de Arte Joven. Esta Exposición muestra algunas piezas que hemos traído de nuestra estancia y de otras producidas a raíz de nuestra vuelta.